viernes, 2 de diciembre de 2011

San Sebastián - La crónica (Juan Manuel G. Quiroga)

PREPARATIVOS
Después de 45 días, 672 kms, a una media de 15 kms diarios, 61 horas dedicadas y 30.000 calorías "fundidas", ya ¿estoy? preparado para correr de nuevo este MARATÓN.
Tan solo queda una semana, mejor dicho, seis días y es ahora cuando vienen, y aparecen, todos los miedos y todos los males. Que si no voy a ser capaz, que si no estoy preparado, que si me habré pasado en los entrenos, que si me duele aqui, que si me duele allí, que quién me mandaría meterme en esto, que dije el año pasado que no correría mas y sin embargo vuelvo a recaer en el pecado, pero esta vez sí, esta vez lo cumplo, es el penúltimo MARATÓN que corro.
Esta semana toca recuperación, porque, la verdad, ya tocaba. Últimamente ya empezaba a notar que me pesaba todo y el día de descanso me lo tomaba de "semidescanso", es decir, Chavasqueira y gimnasio, pero esta vez SÍ me llegaron "abondo" los entrenos y los kilometros. El trabajo se hizo según lo previsto ahora falta que todo lo demás cumpla con las espectativas. Que no haga mucho frio, que no haga mucho calor, que llueva a ratos un poquito, que las piernas y el corazón respondan y sobretodo que la cabeza no falle. Asi es que ahora, "suerte y al toro" y "que Dios reparta suerte".
Suerte para Cesar, mi compañero de Club y para mis compañeros de entreno Manu del Burgas, cuñado de Julio Cesar, de nuestro Club, para Begoña, del Veteranos Pabellón, para mi, que buena falta me hará y que todos cumplamos las espectativas previstas.
 Crónica de una "muerte anunciada".

Bueno, tampoco es para tanto. De hecho es para sentirme "super-contento". ¡Y lo estoy! Que conste, pero como decía "el otro", "yo no vine a luchar contra los elementos".

La noche del viernes al sabado apenas dormí. No le daba cogido "el tranquillo" ni a la cama ni a la altúra de las almohadas. Pasó la noche y comenzó el sabado, por la mañana paseito y compras y por la tarde descanso y descanso. A las once en la cama, cuando quise conciliar el sueño era la una y media de la madrugada. A las siete menos cuarto "diana", desayunar un platano, un yogur natural con un puñado de cacahuetes y miel y para finalizar un vaso, de los de agua, de café solo. Salir del hotel a las ocho menos cuarto y dejar el coche aparcado a unos tres kilómetros del Estadio de Anoeta, y de la salida, claro, sobre las ocho y media. Ir corriendo para dejar la mochila en la consigna y ya casi enseguida ponerse en la salida porque no había tiempo para más. Habría una temperatúra de unos 9º, muy agradable para todo lo que se venía encima. Cuando estábamos
desayunando con los amigos del Castrelos 20.30 de Vigo, a los que tengo que darles las gracias por tantas y tantas ayudas prestadas, sobretodo a "su mister", "nuestro mister", Vidal, que tan bién nos planificó las tareas a realizar, le digo a uno del Castrelos que ntenía dudas de qué camiseta ponerme, si una de manga larga o una de manga corta, y la contestación fué: "Siempre, siempre de manga corta". Y eso fué lo que hice.
A las nueve horas, con puntualidad inglesa, se da la salida y...¡hala! ¡todo el mundo a correr! Este año la gente estaba bien situada, apenas hubo que sortear corredores al principio y de hecho el primer km lo hicimos, me refiero a Begoña y a mi, en 4'49, un tiempo muy bueno para una salida multitudinaria. A Cesar no lo ví en ningún momento, ni en los "preambulos" ni en la salida. Bueno, el caso es que toca ponerse a correr y a partir de ese primer kilómetro empezar a coger el ritmo de 4'44 que era el que queríamos llevar hasta meta. Km 10 en 46'29, casi un minuto menos que el tiempo estipulado, no ibamos nada mal, Begoña "refunfuñando". En el km 14 me dice que me vaya despidiendo de la marca que queremos hacer, pero yo le había dicho a mi mujer que pasaríamos por delante del hotel en donde nos alojamos sobre las diez y diez y que sería el km 15. A esa hora pasamos, y eso quería decir que ibamos "en hora". Begoña, lo iba pasando verdaderamente mal, pero sobre el km 19 se nos puso delante una moto grabandonos en video, yo creo que nos debió dedicar como unos tres minutos, eso le valió de revulsivo y nos llevó a pasar el Medio Maratón en compañía de un "chaval" de 62 años, de Porto do Son, en 1h39. Seguíamos un minuto por debajo del tiempo marcado, que era de 1h40. A Begoña, a pesar de ver que ibamos muy bien le entró otro bajón enorme nada mas pasar por segunda vez por el interior del Estadio de Anoeta, que debía de ser sobre el km 24, de hecho por dos veces me pidió que me fuera yo por que veía que iba muy bien y ella muy mal, aunque yo ya llevaba "la procesión" por dentro, empezaban los muslos a quejarse pero no quería decirle nada para que no se viniera abajo. Después de echarle "unas broncas" y haciendo, ella, "de tripas corazón" continúo la carrera. A todo esto cada diez kms tomabamos unas pastillas de Isostar y una bebida de naranja, tambien de Isostar, que tan buen
resultado nos diera el año pasado. El caso es que hasta el km 28 ibamos marcando los tiempos que esperabamos pero en el 29 yo empecé a flaquear por dolor en los cuadriceps y Begoña se me fué diez metros. La llevaba "ahí, ahí" pero no la alcanzaba. Por fin, en el km 31 la alcanzo, porque ella me esperaba. Continuamos juntos hasta el 32 en que se me fué definitivamente, me sacó unos cien metros en un momento. En el km 34 me saca unos 50 metros y le digo que me espere, lo cual hace pero yo ya era incapaz de alcanzarla, me tenía que parar a estirar los cuadriceps, como en O'Porriño, y ella continuó su marcha, sin agua, sin Isostar, sin nada. Yo, entonces, para olvidarme de todo me puse a cantar, como es mi costumbre para evadirme de todo, pero esta vez no ma valía de nada. En el km 35 otra "paradiña" delante de mi mujer que ya estaba preocupada porque
vió pasar a Begoña y yo no iba con ella. Me preguntó que qué tal iba, le dije que mal, y que "si me iba a retirar", ¡DE ESO NADA! Continúo como puedo repitiendome "mantras" como "vamos, Juan, tu puedes", "vamos, campeón, que esto solo lo haces tu", "vamos,que tu no eres de los empiezan una cosa y la dejas a medias", "Vamos, que no has venido a correr un MARATÓN para dejarlo en el km 36", y cosas asi por el estilo. De todas maneras llega el km 36 y tengo que pararme a estirar,
me parecía a los perros, en cuanto veía un arbol a él me arrimaba, jajajaja. Veo a gente que va peor que yo, ya que yo, por lo menos, corro de vez en cuando pero hubo mucha gente que se retiró y otra mucha que caminaba durante más tiempo yo. Del km 37, (en 5'57, el km 38 en 6'23) al 39, en 5'47, ya me tengo que parar cada quinientos metros.¿ Eso que me dió a mi en el km 29 era el famoso "MURO"?. Yo creo que no porque a mi la cabeza en ningun momento me dijo que me parara o que me retirara, ¡qué va! ¡en ningún momento! Es mas, era la cabeza la que en todo momento me decía "VAMOS, CAMPEÓN, TU PUEDES! Y claro que podía, las que no podían eran mis piernas, como aquel día en O'Porriño, ¡Qué putas las pasé aquel día! ¡Qué putas las estaba pasando hoy!
En el km 39 me adelanta como un "Spuknit" el grupo que va para 3h30, y yo parado. Ahora sí que me
bajan la moral a los suelos pero para que no te vengas abajo está el público animandote, "Venga, Juan Manuel, que ya no te queda nada". "Mecagoenlaleche", que ya lo se, pero mis piernas no quieren, "arriba, Juan Manuel, que ya has hecho lo peor". Unos gritos, unos ánimos, unos aplausos, "palabrita del Niño Jesús" que esta gente es la que no te deja que te vengas abajo en ningún momento. Gracias, público y gente de Donostia por todo lo que hacéis por el atletismo en el Pais Vasco. Asi da gusto ir a correr a esas tierras. En el km 40, que hago en 5'59, me adelanta Cesar, compañero del ESPRINTES, lo digo por si alguien que no es del Club lee esta crónica, y yo en medio de grandes dolores, caminando muchas veces y recibiendo multitud de ánimos por parte del público. ¡Coño, parece que eres el que va de primero! y sin embargo vas arrastrado y echo "una mierda"pero para ellos eres "todo un CAMPEÓN". Por fin km 41, solo hay que rodear el Estadio de Anoeta y ya está. Sí, pero este km me llevó 6'38 y la guinda se lo llevó el km 42 que hice en 6'54. Cuando hago la entrada en el estadio de Anoeta están esperandome todos "mis compañeros" del Castrelos 20.30, de Vigo, ademas de Begoña, del Veteranos Pabellón de Ourense, mi compañera de
fatigas, de entrenos, de malos y buenos momentos y Manu, del Burgas de Ourense, para dedicarme la mayor ovación del estadio.
Con esa ovación me voy "como una bala", ESPRINTANDO, CDC, a meta la cual paso en 3h34'08", casi siete minutos mas que año pasado pero con la sensación del trabajo bien hecho aunque bastante defraudado por no conseguir bajar la marca del año anterior después de los duros días de entreno que yo tan bien iba cumpliendo.

A mi me gusta mucho correr con un poco de lluvia, incluso con aguaceros, como el año pasado, pero este aparte de no llover aún encima hacía "un chisco" de calor. Estoy acostumbrado a beber agua en las carreras, en las "largas" suelo llevar Isostar y además beber agua, y en esta no probé el agua y quiza llevaba tomado mucho dulce. Lo digo porque, como así, cuando acabo una carrera o un entreno largo el cuerpo me pide beber algo dulce hoy casi lo odiaba. Cuando en el km 41 cogí una botella de agua y casi me la bebo entera ella fué la que me dió un toque de fuerza para acabar los últimos 700 metros sin pararme.



AGRADECIMIENTOS

En primer lugar a BEGOÑA, que siempre la tengo ahí, en lo bueno y en lo malo, para darme ánimos cuando los necesito y "una colleja, como me dice ella, cuando me la gano.
A VIDAL, "mister" del Castrelos 20.30 de Vigo por la planificación bordada que nos preparó y a todo el equipo humano de su Club que no dejan de apoyarnos en todo momento acogiendo a este grupito de Ourense como si fueramos unos mas de ellos.
A MARISOL, de Dietetica Menta, de O'Carballiño, por no dejar que pille los kilos que con tanta facilidad gano
A CARLOS, monitor de musculación del Gimnasio O Couto, de Ourense, por planificar los ejercicios a realizar por un Corredor como yo
A Vosotros, COMPAÑEROS DEL CLUB ESPRINTES OURENSE, PORQUE SOIS TODOS FABULOSOS
A CESAR, por esperarme en meta y fundirnos en un abrazo
A VOSOTROS, gentes del Pais Vasco que tanto me habéis animado para llegar a meta

COMENTARIOS ¿BANALES?

Al recoger la camiseta, al finalizar la prueba, o le presté mucha atención, y eso que ya la llevaba muchísima gente, pero no ves mas que "una camiseta" que entregan al final de una carrera. Cuando llego al hotel y la estiro encima de la cama para doblarla veo una frase que me "conmueve" en sobremanera. La frase es "YO HE ACABADO LA MARATÓN DKV DE DONOSTIA". Y es verdad, YO HE ACABADO LA MARATÓN DE DONOSTIA", con dolores, sin cumplir el objetivo marcado ¿o si? según como se mire, y con ello me quedo. ¿Satisfecho? ¡MUCHO! y mas cuando al acabar de comer en un restaurante cerca del hotel la dueña se enteró de que había corrido el MARATÓN y me dijo, despues de poner los ojos como platos, que se sentía muy orgullosa de que un MARATONIANO hubiera comido en su restaurante. Salí de allí mas "inflado" que un globo aerostático.
Este sí, este es uno de los últimos MARATONES que hago. Hay que dedicarle muchas horas, muchos días, hacer muchísimos kms y después que te salga un día malo y todo el trabajo a la "mierda". Es tan ingrato como la vida del agricultor, todo el año preparando la tierra para una cosecha y cuando ya está a punto para la recolección una helada, una tormenta o un pedrisco se lleva todo el trabajo hecho con tanto esfuerzo.
Este año la preparación la llevé a "rajatabla". Cogí la forma quiza demasiado pronto. A falta de un mes para el MARATÓN yo me encontraba en plenitud de fuerzas y de moral y Begoña estaba pasando un bache de ambas cosas, refiriendome a los entrenos, pero yo sabía que ella llegaría al día de la carrera en plenitud de fuerzas, como así ha sido, y yo, quiza, algo pasado. Se lo voy a achacar a la edad pero yo sé que no es eso, no es eso, no, aunque indudablemente "los años no pasan en balde", pero lo tengo muy claro, NO PASAN EN BALDE PARA LOS DEMAS, pero no para mi, que cada día me encuentro mejor, jajajajaja.
Un saludo a todos los que me lean, gracias a todos por vuestras muestras de apoyo y a los corredores les animo a que algún día corran un MARATÓN en ruta, que aunque se pasen "putas" es una carrera muy agradecida y de la que siempre van a guardar un gran recuerdo

HASTA LA PRÓXIMA.
Juan Manuel.

3 comentarios:

  1. Juan un gran abrazo para ti, eres un campeon.
    CESAR

    ResponderEliminar
  2. Cesar, no seas modesto, yo seré un campeón pero tú eres un... ¡FENÓMENO!

    ResponderEliminar
  3. Como muchas veces Tú mismo nos dices: Eres un corredor popular pero de los grandes !!

    Enhorabuena y gracias Juan.

    ÁNGEL PUMAR

    ResponderEliminar